Función directiva

Estudiando mi asignatura de Dirección funcional y por proceso me ha llamado la atención la parte en la que se define lo que debe hacer un directivo, os hago un resumen casi literal.

Dado que “poder sin resultados” no parece sostenible a largo plazo, la función directiva en la gestión de procesos es la dirección participativa por objetivos, la dirección de un equipo interdisciplinar para lograr la consecución de unas metas. Esta concepción de la función directiva tiene las siguientes características fundamentales:
– Reciprocidad. Debe haber una proporcionalidad entre lo que se pide y lo que se da y en la dirección por objetivos ser más significa dar más porque se pide más.
– Prudencia y mesura, en el uso del poder delegado exigiendo objetivos a los subordinados pero sin gastar energías en algo innecesario o incongruente con las metas perseguidas.
– Planificación, que consiste en saber a dónde se va, cuando llegaremos, cuánto vale y qué obtendremos.
– Comprensión de los deseos básicos de los subordinados, que generalmente no son los mismos objetivos que los de la organización, estando estos en un segundo plano para ellos. La dirección tiene que conseguir la asociación, voluntaria o forzosa, de los subordinados a los objetivos
perseguidos, por lo que junto con la visión de negocio es preciso desarrollar, por parte de la dirección, una capacidad de gobierno de personas.

Para lograr éxito en estas características fundamentales se propone el nuevo paradigma de la función directiva basada en:
– Información permanente y en detalle de la conveniencia, valor y repercusión de los objetivos que permita la participación de todos y cada uno de los miembros del proceso.
– La creación y el trabajo de un equipo que habrá de mantenerse permanentemente activo y motivado.
– La inversión de prioridades del dirigente o responsable de procesos que habrá de preocuparse por equilibrar los deseos básicos de los miembros con los objetivos globales de la organización.
– Transformación del propio dirigente pasando a una posición híbrida entre jefe-lider con una tendencia al de parecerse a un entrenador.
– Una tendencia permanente a la descentralización y al control por resultados, potenciando la autonomía y la responsabilidad de los miembros del equipo del proceso.

basado en [MiMBA2013].
Asignatura: Dirección funcional y por proceso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s